Entradas Populares

La Elección Del Editor - 2019

Antibiótico para la tos en niños, con fiebre y secreción nasal o sin: ¿qué medios son mejores para dar?

Las preparaciones antibacterianas forman parte del complejo tratamiento de diversas infecciones de naturaleza bacteriana. Si la enfermedad es grave y grave, puede ir acompañada de una tos fuerte. Esto es especialmente peligroso para un niño, porque el desarrollo de una infección puede llevar a consecuencias negativas. El uso de antibióticos en los niños ayudará a eliminar las bacterias patógenas, reducir el proceso inflamatorio.

Que es una tos

La reacción del cuerpo a los efectos negativos del medio ambiente es una tos que es un reflejo. Puede ser causada por patógenos, alérgenos, polvo, partículas de alimentos. Una tos fuerte es una manifestación de infección.. En los bebés, los ataques de tos causan sufrimiento, pueden provocar vómitos y trastornos del sueño. Asignar tipos de tos seca y húmeda. Este último se acompaña de la eliminación del esputo de los bronquios, el primero, doloroso e improductivo, que causa irritación de la garganta y la tráquea, y no separa el moco.

Los expectorantes pueden convertir una tos seca en una húmeda. Es aconsejable comenzar a tomarlos de inmediato, ya que la acumulación de esputo en los bronquios de los bebés es peligrosa: las bacterias se multiplican más intensamente, el proceso agudo se vuelve crónico y es posible que los patógenos entren en otros órganos. Las causas de la tos en un niño son:

  • Infección viral: resfriado, gripe, acompañado de enrojecimiento de la garganta y dolor de garganta, los antibióticos son inútiles para estas enfermedades.,
  • bacterias - manifiestan su actividad de diferentes maneras, a menudo hay una fuerte tos con una descarga de esputo blanco, amarillento, con sangre o verdoso, el niño tiene una temperatura fuerte,
  • alergia - provocada por irritantes, la tos se acompaña de hinchazón, descarga nasal voluminosa,
  • Traumatismo en la membrana mucosa de la garganta o tráquea: bebidas calientes, objetos extraños, piezas de comida,
  • Manifestaciones de enfermedades: insuficiencia cardíaca, sinusitis, adenoiditis purulenta.

Cuando se prescriben antibióticos para la tos.

Para determinar si prescribir antibióticos para niños con tos y secreción nasal, solo puede hacerlo un médico. Se prohíbe estrictamente a los padres darles a los niños medicamentos por sí mismos., a la primera señal de un resfriado o fiebre, ya que esto puede causar resistencia a los medicamentos. Los agentes antibacterianos tienen muchas contraindicaciones y efectos secundarios, por lo que deben usarse como último recurso, sopesar cuidadosamente todos los riesgos, realizar una encuesta y examinar la causa de la tos.

Las indicaciones del uso de fármacos incluyen bronquitis bacteriana, neumonía, amigdalitis, traqueítis, pleuritis, tuberculosis. Al elegir un antibiótico, el médico se centra en los síntomas de la infección microbiana, que son diferentes de las manifestaciones virales:

  • la tos es seca al principio, mojándose gradualmente,
  • temperatura a 37,5 grados, se estabiliza en 2-3 días,
  • Los síntomas no cambian durante 7-10 días, la condición empeora gradualmente,
  • el esputo es espeso, viscoso, amarillo o verde (en caso de infección viral es transparente y líquido).

Los nombres de los antibióticos infantiles al toser.

Sólo un médico puede elegir un antibiótico para niños para la tos. Los grupos populares de drogas para usar a una edad más temprana son:

  1. Penicilinas: eliminan las infecciones del tracto respiratorio, tienen una alta biodisponibilidad y son eficaces contra los patógenos intracelulares. Los medios comunes son Amoxicillin, Flemoksin Solutab, Ekobol, Ospamoks, Augmentin, Amoxiclav.
  2. Macrólidos: muestran efectos secundarios mínimos, están indicados para su uso en pacientes mayores de dos años para eliminar la neumonía, la faringitis y la amigdalitis. Representantes: Sumamed, azitromicina, claritromicina.
  3. Cefalosporinas: se utilizan como inyecciones para la administración intramuscular o intravenosa para la sinusitis, otitis, neumonía, amigdalitis aguda, bronquitis, enfermedades respiratorias. Representantes: Zinatsef, Ceftriaxona, Zinnat, Ceclor, Supraks.
  4. Los aminoglucósidos, utilizados solo para la neumonía bacteriana de naturaleza prolongada, tienen un gran daño. Estos incluyen tabletas de gentamicina, amikacina.

Los antibióticos para niños en la suspensión de la tos se utilizan ampliamente. Los grupos y productos populares incluyen:

  1. Tetraciclinas: violan la síntesis de proteínas en las bacterias y evitan que se multipliquen. Nombrado después de ocho años.
  2. Aminopenicilinas: los antibióticos se recetan desde la infancia. Representantes: ampicilina, amoxicilina. Este último puede exacerbar las alergias, causar náuseas, vómitos y disbiosis, por lo tanto, está contraindicado en el asma, la dermatitis.
  3. Macrólidos: medios modernos de baja toxicidad.. Estos incluyen azitromicina, eritromicina, macropeno. La azitromicina está contraindicada en niños de hasta seis meses, puede causar diarrea y náuseas. Sumamed ayuda con la tos, la bronquitis, la neumonía.
  4. Fluoroquinolonas: se usan cuando otros medicamentos no ayudan. Son muy efectivos, pero afectan negativamente a la microflora intestinal. Estos incluyen Moxifloxacina, Levofloxacina.

Un antibiótico para la tos seca en niños en forma de un jarabe ayudará a hacer frente con eficacia a las enfermedades. Las herramientas populares en este formato incluyen:

  1. Amoxicilina - del grupo de penicilinas, trata neumonía, otitis, faringitis. Los gránulos se disuelven en agua para formar un jarabe. Los bebés deben tomar un cuarto de cuchara de postre.
  2. Augmentin - polvo para la preparación de jarabe a base de amoxicilina y ácido clavulánico. Está indicado para su uso a partir de los tres meses, de lo contrario puede provocar alergias.
  3. Zinnat: gránulos para la preparación de jarabe, excepto para enfermedades del tracto respiratorio superior, acompañados de tos. Se aplican a partir de 3 meses en dosis de 10 mg dos veces al día.
  4. Suprax es un antibiótico a base de cefixima que ayuda con la bronquitis en pacientes mayores de seis meses. La dosis es de 2-4 ml por kg de peso corporal.
  5. Forte de Sumamed: contiene azitromicina del grupo de azalidas, que se utiliza con éxito para la neumonía, la otitis, la faringitis. Está indicado para pacientes mayores de 6 meses a una dosis de 10 mg por kg de peso corporal.

El médico prescribe un antibiótico con tos fuerte en niños en forma de tabletas, si el niño es mayor de 4 años. Los medicamentos tienen un sabor amargo, por lo que deben administrarse a los bebés con cuidado para que no escupan el medicamento. Puedes moler las tabletas y mezclarlas con mermelada, miel. Antibióticos populares para la tos en niños:

  1. Flemoksin Solutab - contiene trihidrato de amoxicilina, tomado 250 mg tres veces al día. Se muestra para su uso a cualquier edad.
  2. Biseptol: un medicamento antimicrobiano combinado que se puede usar a partir de los tres años, está indicado para la bronquitis obstructiva, acompañado de complicaciones.

Antibióticos para niños con tos y rinitis.

Tos y secreción nasal: solo mire la clínica infantil en plena temporada de resfriados y enfermedades virales. La "sinfonía" incesante de la tos húmeda y seca y un montón de narices pequeñas y desagradables: desafortunadamente, los niños son especialmente susceptibles a tales dolencias. Y lo que es más triste, las momias no siempre logran curar el karapuz sin antibióticos. Hoy hablaremos sobre cuándo es necesario administrar antibióticos a un niño con tos y secreción nasal, o más bien, cuándo se justifica esta medida y cuándo vale la pena refrenarla.

Antibióticos para la tos fuerte en niños.

Una fuerte y debilitante tos en un bebé, muchas madres considerarán que es una razón para recurrir al uso de la terapia con antibióticos. Sin embargo, esto no siempre es aconsejable. Por ejemplo, cuando la tos se acompaña de una temperatura que no dura más de 3 días, enrojecimiento de la garganta, secreción nasal y malestar general, las medidas precipitadas en forma de antibióticos solo pueden ser dañinas. El hecho es que tales síntomas indican con mayor frecuencia la etiología viral de la enfermedad y, como se sabe, los fármacos antibacterianos son impotentes contra los virus. Si la condición del paciente se agrava: la temperatura no baja, aparece debilidad, falta de aire, dificultad para respirar, entonces hay razones para creer que se ha iniciado un proceso bacteriano en el sistema respiratorio: bronquitis, neumonía, traqueítis. Es decir, con una fuerte tos en los niños, los antibióticos se prescriben solo si hay otros síntomas característicos de la adherencia bacteriana. Aquí está la lista principal de antibióticos para niños cuando tose:

  1. Penicilinas. Los preparativos de este grupo (Augmentin, Amoksilav, Flemoksin) a menudo se utilizan como primeros auxilios de emergencia. Tienen un amplio espectro de acción y un mínimo de efectos secundarios. Vale la pena recordar que las penicilinas no tendrán el efecto deseado en la neumonía.
  2. Cefalosporinas. Se recetan medicamentos más potentes (Cefuroxima, Cefix, Cefazolina) cuando es necesaria una terapia secundaria (por ejemplo, si un niño había tomado antibióticos hace un par de meses o los medicamentos del grupo de penicilina no funcionaban para él).
  3. Macrólidos. Este tipo de artillería pesada, que se usa para la inflamación del tracto respiratorio (azitromicina, claritromicina, sumamed).
  4. En casos excepcionales, asignados a niños. fluoroquinolonas.

Si, después de tomar antibióticos en un niño, la tos no desaparece, se puede suponer que el medicamento fue recogido incorrectamente. También en algunos casos, el desarrollo de una reacción alérgica es probable.

Vale la pena recordar que solo un médico debe prescribir antibióticos para niños con tos y secreción nasal, idealmente haciendo esto después de colocar el esputo y determinar el agente causal. Pero dado que lleva bastante tiempo, en la mayoría de los casos, los pediatras recetan medicamentos sistémicos con un amplio espectro de acción, teniendo en cuenta la edad del niño, su peso y el posible agente causal.

Antibióticos en el resfriado común de un niño.

Por extraño que parezca, pero el resfriado habitual también puede ser una razón para tomar medicamentos antibacterianos. Por supuesto, si una secreción nasal es solo uno de los síntomas de la enfermedad causada por bacterias, no hay duda sobre la necesidad de terapia. Pero cuando la rinitis se presenta como una enfermedad independiente, muchas madres, e incluso los médicos, dudan de la necesidad de dicho tratamiento.

En general, los antibióticos para el resfriado de un niño se prescriben en el caso de:

  • desarrollo de rinitis crónica,
  • la propagación de la inflamación en los senos nasales,
  • La aparición de secreciones verdes.

La mayoría de las veces para el tratamiento de niños usaron gotas o aerosoles de un resfriado con un antibiótico. Tienen un efecto local, alivian la inflamación de los senos nasales, destruyendo las bacterias que la provocaron.

En conclusión, vale la pena señalar que, antes de administrar antibióticos a los niños con resfriado y tos, debe sopesar los pros y los contras. De hecho, además de su propósito principal, tales medicamentos afectan adversamente la biocenosis del organismo en su conjunto, haciéndolo susceptible y vulnerable, especialmente al principio.

Antibióticos para la tos fuerte y la secreción nasal: cuál es mejor tomar

Los antibióticos para la tos eliminan los síntomas desagradables del resfriado. Sin embargo, para que la tos desaparezca lo antes posible, es mejor realizar un tratamiento integral, que incluya una lista de varios medicamentos.

Como saben, además de los microorganismos dañinos, los antibióticos y la tos y con un frío y frío matan y buenas bacterias.

Por lo tanto, cuando termina el curso de la terapia con estos medios, es necesario reponer las tiendas del cuerpo con elementos útiles.

Por lo tanto, debe tomar vitaminas y fondos, que incluyen los oligoelementos necesarios que ayudan a restaurar la microflora intestinal.

Antibióticos para la tos: las ventajas y desventajas.

Hoy en día, el tratamiento de enfermedades graves causadas por infecciones y bacterias no está completo sin el uso de antibióticos. Pero tomar antibióticos con una tos seca es necesario solo bajo supervisión médica, ya que en el caso de autotratamiento, puede causar un daño significativo al cuerpo.

Con un leve resfriado y dolor de cabeza, antibióticos para la tos, repletos de una gran cantidad de efectos secundarios, es mejor no usarlos. Por lo tanto, es más conveniente tratar medicamentos menos dañinos en ingredientes herbales.

Estudios científicos recientes han demostrado que el abuso de drogas potentes ha llevado al hecho de que las bacterias han desarrollado inmunidad contra algunos antibióticos contra la tos. Entonces, en 2016, se demostró que la mayoría de estos medicamentos ya no tienen el efecto deseado.

Un antibiótico para la tos y la coriza no se recomienda para los niños, ya que no ayuda a deshacerse de una infección viral, comiendo esta rinitis viral. Estos agentes solo pueden afectar a las bacterias. Además, sus hijos están prescritos en el 6-8% de los casos.

Pero los antibióticos para la tos para adultos no solo eliminan la tos o ayudan a deshacerse de la temperatura. Con su ayuda, se tratan las siguientes enfermedades:

  • dolor de garganta
  • neumonía aguda,
  • infeccion pulmonar
  • otitis
  • sinusitis

¿Qué antibióticos se usan para tratar la tos?

La lista de antibióticos utilizados para los resfriados es bastante grande. Entonces, ¿qué antibióticos para la tos se prescriben con más frecuencia?

Las tabletas Flemoksin Solutab son un medicamento popular desarrollado por la compañía japonesa "Yamanouchi". Este remedio debe tomarse para la infección e inflamación de los órganos respiratorios y auditivos, el sistema urogenital y el tracto gastrointestinal.

El principal ingrediente activo de la droga es la amoxicilina. Esta sustancia localiza bacterias gramnegativas y grampositivas. El tratamiento con este medicamento se prescribe para:

  1. Infecciones y lesiones cutáneas.
  2. Infección de los órganos de audición y respiración.
  3. Procesos inflamatorios en los órganos digestivos.
  4. uretritis, cistitis y otras infecciones urogenitales.

Sin embargo, las personas alérgicas a la penicilina y otros componentes del medicamento no deben tomar Flemoxin Solutab.

La dosis para niños de 1 a 3 años se prescribe dependiendo del peso. Los niños de hasta 10 años, el médico puede prescribir 250-370 mg tres veces al día. Y para adultos y niños mayores de 10 años, el medicamento se prescribe 2 o 3 veces al día de 375 a 700 mg.

El tratamiento para el resfriado y la tos dura de 5 a 10 días. Pero cuando desaparecen los signos de la enfermedad, los antibióticos para la tos necesitan beber otras 48 horas.

Los efectos secundarios aparecen en ciertos casos. Estos pueden ser erupciones cutáneas, náuseas, dolor abdominal, diarrea y un sabor desagradable en la boca.

La eritromicina es otro antibiótico popular contra la tos. Este medicamento tiene un efecto negativo sobre los neumococos, estafilococos y otros patógenos.

Sin embargo, en comparación con Flemoxine Solutab, no es tan fuerte. Pero la eritromicina no pertenece al grupo de la penicilina, por lo que es bien tolerada por los pacientes.

El medicamento se prescribe para:

  • inflamación de los párpados
  • infección de la sangre
  • mastita
  • otitis purulenta,
  • neumonía
  • enfermedades purulentas de la piel,
  • Inflamación de la médula ósea.

Los niños con estos antibióticos al toser y durante un resfriado deben tomarse con el cálculo de 20-40 mg por 1 kg de peso. Los adultos pueden beber 0,25 g de un producto en un momento en que la enfermedad es fácil y 0,50 g en caso de enfermedad grave.

Tales antibióticos para la tos a largo plazo a menudo conducen a anomalías en el funcionamiento del hígado, que pueden causar ictericia. Los efectos adversos ocurren con poca frecuencia. Puede ser vómitos, alergias y diarrea.

¿Y qué medicamentos antibacterianos recetados para eliminar la tos rápidamente? Antibióticos para la tos en adultos Amoxiclav y Augmentin son medicamentos efectivos.

Augmentin elimina las infecciones del tracto respiratorio superior, tejidos blandos, huesos. Además, el fármaco ayuda a hacer frente a la inflamación de los órganos urinarios, la neumonía y la bronquitis crónica. El tratamiento con Augmentin dura hasta 14 días.

Amoxiclav: otro medicamento antibacteriano, que se administra en presencia de una infección de la piel, órganos urinarios, otitis media, gonorrea, neumonía y bronquitis crónica. Sin embargo, este producto está destinado únicamente a pacientes adultos.

Las contraindicaciones incluyen intolerancia individual hacia el ácido clavulánico, la amoxicilina y otros componentes. Vale la pena señalar que el tratamiento con Amoxiclav no se puede realizar con ictericia y hepatitis.

Los antibióticos para la tos como Sumamed se pueden usar para tratar niños y adultos. Este medicamento es universal, su ingrediente activo es la azitromicina. El medicamento elimina eficazmente la tos en la bronquitis crónica, dolor de garganta, amigdalitis. Además, la azitromicina elimina la inflamación de los órganos urinarios y la erupción pustulosa.

Como regla general, la duración de la terapia es de tres días. Pero los antibióticos para la tos, que incluyen azitromicina, no pueden recetarse a mujeres embarazadas y personas con insuficiencia renal y función hepática.

¿Cómo eliminar la tos con recetas de medicina tradicional?

Puede tomar antibióticos para la tos en adultos con remedios caseros. ¿Pero qué receta efectiva es mejor elegir? Para el resfriado y la tos, es útil tomar té de frambuesa, que no solo es sabroso, sino que también tiene una gran cantidad de propiedades beneficiosas. Entonces, esta baya contiene salicilatos y taninos, gracias a los cuales combate activamente las bacterias.

Además, las frambuesas abundan en vitaminas del grupo B, E, C, A, fructosa y sacarosa. Esto tiene un efecto beneficioso sobre el cuerpo humano, eliminando los síntomas de los resfriados.

Чтобы приготовить полезный малиновый чай нужно насыпать в заварник 1 ст. l листьев малины и залить все двумя стаканами кипятка, а далее накрыть крышкой.Cuando se elabore el té, se debe verter en una taza y agregar miel allí. Este té es eficaz en el resfriado común, la temperatura y la tos calientan el dolor de garganta.

También puedes eliminar la tos con ajo. Para este fin, es necesario dividir un diente de ajo en 2 partes e inhalar sus pares a lo largo del día. Como regla general, los remedios populares para la rinitis son bastante efectivos en combinación con la medicina tradicional.

Para eliminar la tos seca, corte el ajo y luego ponga la papilla en el paño y luego limpie el pie. Es necesario llevar calcetines calientes.

Con un fuerte resfriado y tos, use la siguiente receta: necesita moler un par de dientes de ajo, mezclarlos con 1-2 cucharadas. l Miel y dejar infundir toda la noche en un lugar cálido. El tratamiento con esta herramienta es tomar 1 cucharada. l Significa 2-4 veces al día.

Con un fuerte resfriado y tos, que aparece en la noche, es necesario disolver 3 gotas de yodo en 1 vaso de agua. El medicamento debe tomarse todos los días antes de acostarse.

Además, los antibióticos para la tos y otros medicamentos recetados por un médico pueden combinarse con el uso de jugos frescos. Por lo tanto, el jugo de zanahoria debe mezclarse en la misma proporción con la leche tibia. Este remedio se toma 5-7 veces al día durante una semana.

El video en este artículo le dirá qué hacer cuando tose y qué medicamentos prefiere.

¿Se toman antibióticos cuando se tose en los niños?

¿Se usan antibióticos al toser en niños? Tal pregunta preocupa a muchos padres. Con el comienzo de la temporada de otoño e invierno, casi todos comienzan a sufrir ataques de tos agónica. Y principalmente en la farmacia, elija antibióticos, gracias a los cuales puede olvidarse de este síntoma durante mucho tiempo. Pero hay casos en que dicho tratamiento no siempre da un resultado positivo. A veces hacen más mal que bien.

Diferentes tipos de tos

La tos es un síntoma que ocurre después o antes del inicio del proceso inflamatorio de las vías respiratorias o los pulmones. Los niños padecen esta enfermedad en otoño o invierno. Pero debe tenerse en cuenta que la tos puede ocurrir no debido a una enfermedad, sino como consecuencia de un diagnóstico incorrecto. Hoy en día, los trabajadores médicos, según la frecuencia de manifestación, emiten varios tipos de tos. Entonces

  1. En caso de bronquitis en niños, se puede observar una tos periódica, y si la pleuresía comienza a desarrollarse, se produce una tos seca específica.
  2. Al ladrar la tos, se produce irritación de la laringe.
  3. Se produce una tos ronca como resultado de la inflamación de las cuerdas vocales, e incluso puede haber convulsiones que son consecuencia de la tos ferina.
  4. El más común es una tos alérgica, que puede determinarse directamente por el método de exclusión.
  5. También me gustaría notar una tos que puede ocurrir debido a un cuerpo extraño que llega a la garganta.

Si los médicos del niño aún han establecido un tipo alérgico de tos, entonces se debe tratar de inmediato, ya que más tarde puede conducir al desarrollo de asma.

¿Cuándo es necesario administrar antibióticos a los niños cuando tosen? Vale la pena recordar que si se ha producido un daño mecánico a la laringe o una enfermedad asociada con virus, entonces con una fuerte tos, los antibióticos no ayudarán. E incluso, según los expertos, pueden hacer daño, ya que la microflora intestinal se descompondrá, habrá un mal funcionamiento de los riñones y el hígado. Y puede haber una consecuencia desagradable de un sistema inmunitario debilitado: la disbacteriosis. Por lo tanto, no debe administrar antibióticos a un niño por su cuenta, es mejor buscar ayuda de un especialista que le recete medicamentos específicamente destinados a los niños. La mayoría de los pediatras recetan medicamentos antibacterianos para el tratamiento de:

  • bronquitis crónica aguda,
  • neumonía
  • pleuresia
  • tuberculosis
  • Enfermedades causadas por bacterias.

Si un niño tiene bronquitis aguda, entonces con una tos seca, el antibiótico no ayudará. En este caso, es necesario usar medicamentos de enfoque limitado, que se designan después de completar un examen completo: el estudio del esputo y determinar la respuesta del cuerpo a los antibióticos para la tos seca. Si la tos seca es un síntoma de una de las enfermedades anteriores, se puede lograr un tratamiento eficaz, ya que la descarga de esputo mejorará y el reflejo de la tos disminuirá.

Antibióticos efectivos al toser en niños.

Aquí hay una lista de antibióticos que se recomiendan para los niños:

  1. Aminopenicilinas. Debido a su composición, tales preparaciones pueden destruir las paredes de las bacterias y contribuir así a su muerte. Sin embargo, existen contraindicaciones, en particular, no se recomienda llevarlas a quienes tienen problemas con el tracto gastrointestinal, tienen enfermedad renal o tienen una reacción alérgica a componentes individuales.
  2. Las tetraciclinas tienen un efecto negativo en la síntesis de proteínas. La mayoría de los médicos prescriben "doxiciclina". Este medicamento no debe administrarse a niños menores de 8 años que tienen problemas hepáticos.
  3. Los macrólidos son un grupo menos tóxico de antibióticos y, por lo tanto, proporcionan un efecto antimicrobiano. Los pediatras prescriben con mayor frecuencia "azitromicina" y "oxitromicina". Estos medicamentos tienen contraindicaciones: no pueden recetarse a pacientes con problemas hepáticos y aquellos que son intolerantes a ciertos componentes del medicamento.
  4. Las fluoroquinolonas son un grupo de antibióticos que pueden resistir la formación de nuevos patógenos. El medicamento más común es "levofloxacina", no se puede prescribir a niños que sufren de epilepsia, alergias. La "moxifloxacina" no se prescribe a quienes tienen una reacción alérgica a componentes individuales y niños menores de 8 años.

Reglas de antibioticos

Para tomar efectivamente agentes antibacterianos, debe cumplir con algunas reglas:

  1. El curso de tratamiento es de un máximo de 7-9 días.
  2. En estricto orden, tratar de observar el intervalo de la droga, es necesario para mantener el nivel de concentración de la droga en la sangre.
  3. Si dentro de las 48 horas no se observa el efecto, entonces es necesario reemplazar el medicamento con otro medicamento.
  4. Debe cumplir estrictamente con todas las órdenes del médico. En ningún caso, no deje de tomar el medicamento después de una mejora notable en la condición del niño. El curso de los antibióticos debe completarse por completo.

En ningún caso, no se automedique, especialmente si necesita tener cuidado con los antibióticos.

En casos graves, los padres mismos no podrán establecer el diagnóstico, incluso si vuelven a leer una gran cantidad de literatura: solo un especialista calificado puede hacerlo.

Los antibióticos no siempre son capaces de resolver todo el problema, ya que algunos niños sufren reacciones alérgicas y, además, es necesario someterse a un tratamiento antihistamínico adicional. Después del final de la terapia, el niño necesita tomar pastillas contra la disbiosis.

Si el niño tuvo que ser ingresado en el hospital, entonces los médicos deben realizar una prueba de esputo, que se puede usar para un tratamiento antibiótico adecuado. Además se prescriben pruebas para excluir las alergias al fármaco.

Las alergias pueden ser internas y externas. Por lo tanto, es indeseable evitar este tipo de investigación, incluso si ya se llevó a cabo hace varios meses: las reacciones alérgicas en los niños pueden ser completamente impredecibles.

Si su hijo ha empeorado después de tomar los medicamentos recetados, deje de tomar el medicamento inmediatamente y comuníquese con un especialista para obtener ayuda.

La manifestación de la tos puede ser facilitada por usted mismo, para esto necesita hacer lo siguiente:

  1. Haga gárgaras con una solución de agua y bicarbonato de sodio.
  2. Las inhalaciones se pueden realizar usando un nebulizador con la adición de aceites esenciales como el eucalipto y la menta.
  3. Puedes lubricar la garganta del niño con "Lugol".
  4. Enjuague con aceite de espino amarillo o lubrique sus gargantas.

Si la tos se trata con antibióticos, entonces se le debe dar al niño mucha bebida, ya que esto contribuye a la liberación de esputo y, por lo tanto, ayuda a eliminar las sustancias dañinas del cuerpo del niño, lo que, a su vez, contribuye a la rápida recuperación.

Si no hay lugar para realizar una prueba de esputo, el médico prescribe antibióticos de amplio espectro para el paciente, que incluyen Flemoklav y Amoksil.

Recuerde: tan pronto como se complete el tratamiento, es imperativo ayudar al niño a restaurar la microflora del cuerpo.

Al final, quise prestar atención a la lista de antibióticos que se prescriben a los niños.

  1. Durante la tos: "Amoxiclav", "Augmentin", "Ampioks", "Cefazolin", "Cefotaxime", "Cefpirim", "Roxithromycin", "Azithromycin", "Clarithromycin".
  2. Durante los resfriados y con un resfriado: "Ampicilina", "Levofloxacina", "Amoxicilina", "Moksimak", "Flemoksin", "Solyutab", "Zinnat", "Amoxiclav", "Aveloks".

Está prohibido nombrar a los niños: "Doxycycline", "Tetracycline", "Minocycline", "Pefloxacin", "Ofloxacin", "Levomycetin".

Recuerde que en el 90% de los casos, la tos es un síntoma de la manifestación de infecciones respiratorias agudas. Y no se tratan con antibióticos, porque durante las enfermedades respiratorias, estos medicamentos pueden causar su nueva formación.

¿Qué no hacer cuando tose?

En tales casos, el tratamiento de la tos con antibióticos en niños es particularmente popular. Es con la ayuda de estos "magia" significa que los padres esperan derrotar la enfermedad. Pero vale la pena señalar que los antibióticos no son la "píldora dorada" para la tos en bebés y adolescentes. Si un niño tiene una enfermedad viral (ARVI, faringitis, amigdalitis), daño mecánico a la laringe o tráquea, tomar antibióticos no dará ningún resultado.

Sobre esta base, se puede concluir que el uso de dichos medicamentos está justificado y es efectivo solo con una forma de microflora correctamente establecida que afecte el tracto respiratorio de los niños. Por lo tanto, para determinar si debe tomar antibióticos cuando tosa, siempre debe consultar a un médico.

Muchos padres se inclinan a creer que un antibiótico al toser en niños solo dañará su cuerpo. Pero sin medicamentos antibacterianos, la neumonía, la tuberculosis y otras enfermedades complejas no se pueden curar. Solo un médico puede prescribir correctamente los antibióticos, de los cuales la recepción será más beneficiosa que perjudicial. Además, con el tratamiento adecuado, la aparición de consecuencias negativas de tomar estos medicamentos está prácticamente ausente.

¿Cuándo tomar?

Antibiótico para la tos en niños se usa para combatir infecciones bacterianas. Pero no tienen absolutamente ningún efecto sobre los virus. Si se observa que la tos tiene síntomas como secreción nasal, fatiga, debilidad, dolor de cabeza e inflamación en la garganta, esto caracteriza la presencia del virus. Es él quien contribuye al desarrollo de la enfermedad. Las enfermedades virales como la influenza, la parainfluenza, la infección respiratoria sincitial y el sarampión causan tos.

La aceptación de antibióticos para las infecciones respiratorias agudas contribuye a la aparición y al desarrollo intensivo de diversos tipos de alergias, disbiosis. Pero las líneas de recuperación del niño no se reducen.

Los antibióticos recetados cuando se tose en niños deben estar presentes en el caso en que se produzca la aparición de la enfermedad:

  • traqueítis
  • neumonía
  • pleuresia
  • tuberculosis
  • Bronquitis y otras enfermedades bacterianas del tracto respiratorio.

Los siguientes síntomas indican la naturaleza bacteriana de la enfermedad:

  • aumento de la temperatura durante más de 3 días,
  • aumento del nivel de leucocitos en la sangre, la fórmula de leucocitos se desplazó hacia la izquierda,
  • neutrofilia
  • la presencia de pronunciada falta de aliento,
  • Duración de la enfermedad.

La correcta selección de medicamentos.

Para deshacerse de una tos larga, necesita un enfoque competente. Para identificar la microflora y determinar la sensibilidad de las bacterias a varios tipos de agentes antibacterianos, se debe realizar un cultivo de esputo. Como resultado de este análisis, será posible determinar exactamente qué medicamentos se beneficiarán en este caso y cuáles no tendrán ningún efecto sobre la enfermedad, y la tos del niño después de que los antibióticos no funcionarán.

Monoterapia y antibióticos de amplio espectro.

La salida más óptima en cualquier caso es la monoterapia (usar un medicamento antibacteriano). Es deseable que estos sean comprimidos, suspensión o polvo. Solo en casos severos de la enfermedad se prescriben inyecciones.

Si no es posible consultar a un médico a tiempo, y el bienestar del niño se deteriora (la falta de aliento aumenta, la intoxicación se acompaña de fiebre alta), se debe tomar un antibiótico de la tos seca, que tiene un amplio espectro de acción. El agente antibacteriano de partida en este caso puede ser Amoxiclav o Augmentin. Además, los resultados positivos traerán el uso de amoxicilina en combinación con sulbactam ("Trifamoksa").

¿Cómo tratar a los niños con antibióticos para la tos?

En primer lugar, no debemos olvidar que el uso de antibióticos debe ser regular. Solo en este caso, el cuerpo acumulará y mantendrá la concentración necesaria de la sustancia activa, lo que llevará a la muerte de las bacterias. Si se toma de forma irregular, la concentración del antibiótico disminuye. Dicho tratamiento no conducirá a un resultado positivo. Además, puede desencadenar el desarrollo de resistencia farmacológica a este fármaco.

Además, el niño debe sentirse aliviado por un corto tiempo. Con la elección correcta del antibiótico, se observará una dinámica positiva (la tos seca o húmeda desaparecerá, el dolor de pecho disminuirá y la respiración será más fácil).

Si no hay mejoría después de 48 horas, este medicamento no es adecuado para su hijo. Debe ser reemplazado por otro antibiótico o combinación de medicamentos. Pero no aumente la dosis, no traerá absolutamente ningún resultado.

Tomar un antibiótico cuando la tos en los niños debe durar mucho tiempo. En la mayoría de los casos, la duración del curso es de 5-7 días. Incluso si el niño se siente bien después de varios días, no es necesario detener el tratamiento, ya que existe una amenaza de que la enfermedad regrese.

¿Qué antibióticos se usan para tratar la tos del bebé?

Para este propósito, los medicamentos usados, cuyo principal ingrediente activo son:

  • Penicilina, que es parte de "Amoksiklava", "Augmentina", "Flemoksin Solutaba". Casi siempre se prescriben primero. Solo si su uso no produce el efecto deseado, use otros grupos de medicamentos,
  • Cefalosporina, disponible en Cefaxim, Cefuroxima. Se prescriben estos antibióticos cuando se tose en niños, si durante los últimos 2-3 meses el niño ya ha tomado otros medicamentos antibacterianos. También se utilizan en el caso cuando no hay efecto de tomar penicilinas.

Macrólidos y fluoroquinolonas

La clase de macrólidos incluye "Azitrotsitsin", "Sumamed". Estos son medicamentos efectivos en presencia de procesos inflamatorios en las vías respiratorias del niño.

El uso de fluoroquinolonas es bastante limitado. Esto se debe al hecho de que este antibiótico cuando se tose en niños afecta significativamente el desarrollo del tejido cartilaginoso y se acumula en los huesos.

En ningún caso no es necesario auto-tratar al niño. Dado que además de los síntomas obvios, la elección de los antibióticos está influenciada por la edad del niño, las condiciones para la aparición de la infección. En algunos casos, la tos puede provocar una microflora atípica (clamidia o micoplasma). En este caso, deben atribuirse absolutamente otros antibióticos a los niños cuando tosen. Lo que solo puede decir un médico.

El programa de tratamiento correcto solo puede ser prescrito por un médico. Al mismo tiempo, además de los antibióticos, prescribirá un curso de antihistamínico. Después de finalizar el tratamiento, es necesario prevenir la disbiosis. Si durante la terapia hay un deterioro de la condición del niño, debe buscar inmediatamente la ayuda de especialistas.

Tos antibiótica. Lista de medicamentos

Para muchas personas, la primavera y el otoño se asocian con ataques agónicos de tos. En algunos, este reflejo protector del cuerpo se presenta como un síntoma de una reacción alérgica, en otros, en el contexto de los resfriados. No queriendo ir al hospital, la mayoría de las personas que sufren de tos deciden comprar un antibiótico con la esperanza de que les sirva de ayuda. Muy a menudo, este autotratamiento conduce a disbiosis y otros trastornos en el cuerpo, y el verdadero problema sigue sin resolverse. Por lo tanto, intentaremos averiguar qué y cuándo usar un antibiótico para la tos y en qué situaciones es mejor no usarlo.

¿Qué necesitas saber?

Pocos se molestan en estudiar la información sobre la enfermedad que les golpeó. Y en la primera tos, sin entender las razones de su aparición, se postulan para el antibiótico y adquieren la que el vecino o la novia aconsejaron. Tal enfoque del tratamiento es totalmente inaceptable. Si la apelación al médico no está incluida en los planes para los próximos días, debe averiguar qué causó la carga en la laringe y determinar la naturaleza de la tos. Y solo entonces vaya a la farmacia, consulte con el farmacéutico y compre los medicamentos necesarios. Но напомним, что наилучшим вариантом будет, если врач назначит антибиотик при кашле и температуре.

По количеству мокроты кашель делят на продуктивный (влажный) и непродуктивный (сухой). El primero sugiere que el proceso inflamatorio ya no está progresando y el moco comenzó a alejarse de los bronquios y los pulmones. Sin embargo, detener el tratamiento de la enfermedad con tal tos es absolutamente imposible. En cuanto a la tos improductiva, ocurre con mucha más frecuencia y es el resultado de una irritación excesiva de las membranas mucosas del tracto respiratorio. Tal síntoma puede aparecer como resultado de efectos mecánicos en la garganta o una reacción alérgica, así como en el contexto de diversas enfermedades.

Por la naturaleza de la manifestación de la tos puede ser corta, continua, paroxística, de ladridos, periódica y ronca.

¿Necesito un antibiótico para la tos?

Los médicos a menudo recetan medicamentos antibacterianos para la tos seca productiva y prolongada. Y a veces esta terapia puede estar dirigida a prevenir la aparición de complicaciones de la enfermedad. Sin embargo, hay un hecho comprobado de que los antibióticos no pueden curar la tos tanto húmeda como seca si la enfermedad tiene una etiología viral. Además, varias enfermedades del tracto gastrointestinal y la adicción de bacterias al fármaco pueden ser el resultado de dicha terapia, lo que complica aún más el tratamiento.

¿Qué antibióticos se pueden prescribir?

Debe recordarse nuevamente que solo un médico puede elegir el antibiótico adecuado para la tos. Es el especialista quien, después de examinar al paciente, le recetará una serie de pruebas de laboratorio para determinar la infección bacteriana. Y solo después de recibir los resultados del estudio, designará un antibiótico eficaz contra la tos para un caso en particular.

A un paciente con una infección bacteriana del tracto respiratorio se le puede recomendar un medicamento que se incluye en uno de los cuatro grupos principales. Y la primera posición en esta lista está ocupada por las penicilinas. Todas las preparaciones de este grupo destruyen las paredes de las bacterias, como resultado de lo cual mueren microorganismos patógenos. La segunda posición es tomada por los antibióticos de cefalosporina. En cuanto al tercer lugar en la lista de medicamentos antibacterianos recomendados a menudo, pertenece a los macrólidos. Completa la lista de fluoroquinolonas. Cada uno de estos grupos será considerado con más detalle.

También vale la pena señalar que no siempre se requiere un tratamiento antibacteriano si aparece una tos. Los antibióticos se prescriben sólo en casos de infección bacteriana.

Penicilinas: una lista de drogas

La penicilina se usa como base de todos los medicamentos en esta categoría. Esta sustancia activa interfiere con la producción de un peptidoglicano por una célula patógena, por lo que no puede actualizarse y muere rápidamente. Las preparaciones de penicilina son constantemente mejoradas por los farmacéuticos, ya que muchas bacterias se han adaptado a tales efectos y comenzaron a producir el llamado antídoto - beta-lactamasa. Los antibióticos modernos de penicilina pueden destruir esta sustancia protectora de los microorganismos patógenos, sin afectar las células humanas.

Más a menudo de este grupo de medicamentos al toser medicamentos recetados:

Antibióticos cefalosporina

La base de la estructura química de todos los medicamentos en este grupo es el ácido 7-aminocefalosporico. Las peculiaridades de los fármacos son una alta actividad bactericida, un amplio rango de acción y una alta resistencia a las betalactamasas. Estos antibióticos se prescriben cuando se tose en niños y adultos en situaciones donde el tratamiento con penicilinas ha demostrado ser ineficaz.

Hasta la fecha, las cefalosporinas se dividen por la sensibilidad a la beta-lactamasa y el espectro de actividad en preparaciones de las generaciones I, II, III y IV. El primer grupo incluye cefalexina, cefazolina, cefalotina y otros, que tienen una alta actividad antistapilocócica.

Las cefalosporinas de segunda generación se prescriben cuando las cepas resistentes a la penicilina causan tos. Los medicamentos más utilizados son "Cefaclor", "Cefotiam", "Cefuroxime", etc.

En cuanto a las cefalosporinas de tercera generación, que incluyen fármacos como cefotaxima, ceftazidima, ceftriaxona, cefixima, cefttrubten, etc., su espectro de actividad antimicrobiana es mucho más amplio que en los grupos anteriores. Hasta la fecha, estos medicamentos se recetan con bastante frecuencia tanto en niños como en adultos.

Para cefalosporinas, la generación IV incluye los medios "Cefepim", "Zefpirim" y otros.

Macrólidos: acción y lista de medicamentos.

La base de la estructura de estos antibióticos de nueva generación es un anillo macrocíclico de lactona. Todos los fármacos de este grupo son activos no solo contra patógenos intracelulares, como la clamidia, micoplasmas y legionella, sino también contra cocos grampositivos. Además, los macrólidos en comparación con otros grupos de fármacos son los menos tóxicos. Debido a que estos antibióticos al toser en niños se prescriben con más frecuencia que otros.

La lista de tales drogas es bastante amplia. Sólo un médico puede decir con certeza qué antibióticos tomar al toser en cada caso. Los medicamentos más comúnmente prescritos son:

- "Eritromicina" y otros.

Fluoroquinolonas: una lista de medicamentos

Según el espectro de acción antibacteriana, el líder entre todos los grupos es, sin duda, las fluoroquinolonas. Se utilizan ampliamente en la práctica médica para el tratamiento de formas graves de dolencias y también tienen una buena compatibilidad con otros medicamentos. Pero además de los beneficios y tiene una masa de efectos secundarios. Por lo tanto, estos antibióticos se utilizan para toser en adultos. Se prescriben a niños solo en casos excepcionales en dosis limitadas, ya que los medicamentos de este grupo se acumulan en el tejido óseo y pueden interrumpir el desarrollo del tejido del cartílago.

Para las enfermedades del tracto respiratorio y sus manifestaciones clínicas (en particular, la tos), se pueden prescribir agentes:

- "Ofloksatsin" y otros.

¿Cómo recoger un antibiótico?

Independientemente de la edad del paciente para la selección de fármacos antibacterianos, debe abordarse correctamente. Incluso si hay todos los signos de una infección bacteriana en la cara: la temperatura corporal es más de 38 ° C, leucocitosis pronunciada y falta de aliento, se debe analizar el curso tóxico prolongado de la enfermedad - esputo. Dicho estudio identificará el agente causal y determinará su sensibilidad a los medicamentos. Sobre la base de los resultados de la siembra, el médico podrá prescribir un antibiótico eficaz contra la tos.

Parecería que todo es simple, pero hay situaciones en las que la condición del paciente se deteriora rápidamente y no hay tiempo para esperar los resultados del estudio. En tales casos, el médico determina empíricamente qué antibióticos para la tos en adultos pueden detener el desarrollo de la infección. En este caso, la mayoría de las veces al paciente se le prescribe un medicamento antibacteriano de amplio espectro en forma de suspensión, tabletas o polvo.

Sin embargo, vale la pena repetir y decir que tomar antibióticos sin recetar a un especialista puede causar muchos problemas de salud. Por lo tanto, si ha comenzado la tos o han aparecido otros signos de enfermedad, hay una necesidad urgente de buscar ayuda médica. Solo un algoritmo de acción de este tipo durante el desarrollo de una enfermedad ayudará a restablecer rápidamente el estado de salud y evitar consecuencias negativas sin gastar mucho tiempo, esfuerzo y dinero.

Casos en los que es necesario administrar antibióticos al niño.

Primero debe comprender que para recetar antibióticos para un tratamiento eficaz solo puede ser un médico que debe realizar una encuesta y realizar el diagnóstico correcto. Esta herramienta se asigna de las siguientes formas:

  • pastillas
  • suspensiones
  • Inyecciones intramusculares.

Los primeros signos positivos después del inicio del uso de antibióticos deben ocurrir después de dos días de tratamiento.

Si esto no sucede, entonces el medicamento debe ser reemplazado. El tratamiento en general no debe durar más de siete días.

Para el tratamiento de la tos y la secreción nasal en los niños, es necesario elegir el medicamento complementario adecuado además del antibiótico. Por ejemplo, los medios para licuar esputo no se pueden usar con un medicamento que suprima la tos. Para saber qué medicamento definitivamente ayudará al niño a curar la tos, debe someterse a un diagnóstico en el que el análisis de la susceptibilidad del esputo a los antibióticos es imperativo.

Dado que la principal causa de resfriados en los niños, acompañada de tos y secreción nasal, son las bacterias, en la mayoría de los casos el uso de antibióticos es una necesidad.

Es importante Con un resfriado y una tos de naturaleza alérgica, también con una infección viral, los antibióticos no serán efectivos, pero pueden dañar la salud de un niño pequeño.

Un especialista calificado ayudará a diagnosticar con precisión la naturaleza de la enfermedad; es él quien determinará si es necesario administrar un antibiótico a un niño.

Los signos de la enfermedad en un niño de naturaleza bacteriana son los siguientes:

  • aumento de la temperatura corporal (hasta 38-39 grados) durante más de tres días,
  • la tos no para, sino que solo se intensifica,
  • el niño se queja de dolor de garganta cuando tose,
  • el niño sufre de dificultad para respirar y dolores de cabeza,
  • el moco que sobresale de la nariz se ha vuelto verdoso,
  • nariz tapada

Si hay una mejora en la salud del niño, la temperatura corporal llega a nomu, pero la tos no ha pasado, el uso de antibióticos no es aconsejable. Una tos en tal situación es considerada como un síntoma protector y pasa en último lugar. Puede durar varias semanas.

Debido al hecho de que el sistema inmunológico del bebé está debilitado, es necesario vigilar constantemente su estado, estar interesado en su salud, la presencia de sensaciones dolorosas. Si hay un deterioro notable en el estado de salud, debe consultar inmediatamente a un médico, hacerse una prueba y comenzar el tratamiento.

Drogas basicas

Con el diagnóstico correcto, está permitido tratar al niño con los siguientes medicamentos:

  1. Amoxicilina - de grupos de penicilinas. Nombrado con una fuerte tos, que surgió con la inflamación de los pulmones o en el contexto de la otitis media aguda, la faringitis. Está indicado para uso a niños desde un año. Liberación de forma: gránulos, que deben disolverse bien en agua hervida tibia. Dosificación - un cuarto de cucharadita de jarabe. Costo - a partir de 150 rublos.
  2. Augmentin - una droga con acción multidireccional. Permitido para el uso de los niños después de tres meses desde el nacimiento. La forma de liberación - en polvo. Eficaz en el tratamiento de la tos prolongada. Costo - a partir de 250 rublos.
  3. Zinatsef es una droga de la generación II. Nombrado con neumonía de severidad variable, bronquitis aguda y crónica, sinusitis. Liberación de la forma - inyecciones. Asignado a bebés de 30 a 100 mg dependiendo del peso. Antes de la introducción de la droga debe diluirse con agua de acuerdo con las instrucciones en las instrucciones.
  4. Zinnat es un medicamento recetado para enfermedades del tracto respiratorio superior, aprobado para el tratamiento de niños después de tres meses. Liberación de la forma - gránulos. Costo - a partir de 200 rublos.
  5. Suprax - prescrito para el tratamiento de la bronquitis y los órganos ENT. Se admiten niños a partir de los seis meses. Liberación de forma - gránulos para la fabricación de bebidas curativas. Costo - a partir de 500 rublos.
  6. La ceftriaxona es un fármaco de tercera generación. Puede ser nombrado desde el nacimiento. La dosis se calcula de acuerdo con el peso del niño. No se recomienda aplicar en bebés con ictericia. El curso de tratamiento no es más de 4 días. Liberación de la forma - inyecciones. Costo - 20 rublos 1 ampolla.
  7. Sumamed Forte es del grupo de azalides. El ingrediente activo es azitromicina. Se prescribe para la faringitis, otitis, neumonía. Permitido para el tratamiento de niños a partir de los seis meses. La forma de liberación - en polvo. La duración del tratamiento no es superior a tres días. Costo - a partir de 250 rublos.
  8. Flemoxina. Base - amoxicilina. Muy eficaz en el tratamiento de resfriados causados ​​por bacterias. Nombrado para tratar niños a partir de los dos años. Liberación de forma - pastillas. El costo es de 250 rublos.
  9. Biseptol. Ingredientes activos - sulfametoxazol, trimetoprim. Medicamentos prescritos para el tratamiento de resfriados en niños a partir de dos años. Liberación de forma - pastillas. Costo - a partir de 40 rublos.
volver al índice ↑

Implicaciones de

En la detección de los signos iniciales de la enfermedad, se recomienda iniciar el tratamiento después de todo, no con antibióticos.

El té caliente con miel y limón, o un vaso de leche tibia con miel por la noche, a veces puede aliviar los síntomas y mejorar el bienestar. También puede dar remedios populares seguros, por ejemplo, rábano con miel.

El tratamiento de la tos y la secreción nasal con antibióticos en un niño pequeño puede ser ineficaz si no se observa la dosis correcta y si el tratamiento se suspendió por algún motivo. La medicación incorrectamente elegida tampoco traerá un resultado positivo.

Los siguientes antibióticos requieren atención especial:

  • cloranfenicol: tomar incluso una pastilla puede causar anemia aplásica, por lo tanto, está prohibido dar a su hijo,
  • El antibiótico del grupo de tetraciclina está contraindicado para los niños, ya que puede alterar el esmalte de los dientes del bebé,
  • Los antibióticos fluorados, como la ofloxacina y la pefloxacina, pueden interrumpir la formación de articulaciones.

A menudo, los padres piensan que los antibióticos cuando se tose en los niños es el medio más necesario y efectivo para un niño pequeño y no puede causar ningún daño al cuerpo del niño.

Por supuesto, esta opinión es errónea, porque, en primer lugar, el antibiótico no cura la enfermedad por completo sin la inclusión de fondos adicionales en el régimen de tratamiento, en segundo lugar, el antibiótico puede alterar la microflora intestinal y reducir el trabajo del sistema inmunológico. Si el antibiótico se elige correctamente, la dosis se calcula correctamente, el régimen prescrito no se rompe, entonces se puede ver una mejora significativa en la condición en un par de días.

Tos y secreción nasal: ¿cuándo se necesitan antibióticos?

En forma abrumadora, los resfriados se manifiestan contra una infección viral, por lo que no es apropiado tratar a los niños con antibióticos para la tos y la nariz. Inicialmente, se recomienda el frío para tomar medicamentos antivirales. Cuando el tratamiento no produce el resultado deseado, los síntomas empeoran, están presentes por más de 3 a 5 días, el médico puede prescribir un curso de antibióticos. Los siguientes síntomas pueden estar indicados:

  1. La temperatura sube por encima de los 38.5 ° C, que dura más de 3 días.
  2. Tos seca.
  3. Dolor de cabeza severo
  4. Intoxicación general del cuerpo.
  5. Falta de aliento.
  6. Sibilancias
  7. La secreción mucosa espesa de la nariz es verde o amarilla.

Lectura recomendada: ¿Cómo tomar antibióticos en el resfriado en un niño?

La presencia de estos síntomas a menudo es un signo de una infección bacteriana que puede provocar una serie de enfermedades graves, que incluyen:

  1. Inflamación de los pulmones (neumonía).
  2. Bronquitis aguda.
  3. Angina (amigdalitis).
  4. Sinusitis
  5. Sinusitis
  6. Pleurisy.

El uso de antibióticos para tales enfermedades puede suprimir la agresividad de los patógenos patógenos, reduciendo así la clínica general de la enfermedad en el segundo o tercer día después de tomar el antibiótico.

En aquellos casos en que, después de tomar el antibiótico, las mejoras no hayan ocurrido dentro de las 48 horas, los padres deben consultar a un médico, quien cancelará el antibiótico recetado y seleccionará un medicamento diferente.

¿Es necesario tratar la tos de los niños con antibióticos?

La respuesta a esta pregunta cada vez en cada caso será diferente.

La tos de los niños también puede ser de naturaleza bacteriana, es decir, Puede ser causada por bacterias patógenas, y de origen viral.

Microorganismos: las plagas comienzan a multiplicarse con éxito en condiciones favorables para ellos mismos:

  • La inmunidad del niño se reduce, por ejemplo, la presencia de una infección viral en pleno desarrollo o una enfermedad reciente.
  • El niño está sobreenfriado.

El uso de antibióticos para el tratamiento de un niño en algunos casos está justificado, pero no siempre es una necesidad.

Para comprender claramente las situaciones en las que los antibióticos son necesarios, los padres deben aprender a "reconocer al enemigo de vista". Si la fiebre ha aumentado rápidamente (39 y más), apareció una secreción nasal y tos, el dolor de cabeza y casi todos los músculos son infecciones virales (ARI, ARVI, gripe).

Los antibióticos no pueden hacer frente a los virus en principio y, por lo tanto, tomar medicamentos antibacterianos con una tos de este tipo no cura, pero paraliza más al bebé. Después de todo, está garantizado el conjunto completo de efectos secundarios del antibiótico, así como las consecuencias desagradables (aftas, diarrea, vómitos).

Tampoco se recomiendan los antibióticos si la tos es causada por una reacción alérgica, incluso si es una tos que apareció después de tomar un tratamiento con antibióticos.

Los antibióticos no son necesarios y no ayudarán si la tos es causada por un daño mecánico al sistema respiratorio.

Si los síntomas se manifiestan gradualmente, lentamente, la temperatura en la región de 38 grados se ha mantenido por más de tres días, el niño tiene una notable dificultad para respirar, signos de intoxicación, letargo y somnolencia: esta es una enfermedad bacteriana.

En este caso, la tos puede ser de otra naturaleza:

Si la tos de un niño no desaparece por más de tres semanas, se considera prolongada. Y si el bebé ha estado tosiendo durante tres meses, es una tos crónica.

La tos en sí no es una enfermedad en absoluto, sino un síntoma separado de toda una gama de enfermedades. Por lo tanto, tratar solo la tos con antibióticos, no tiene sentido.

La tos como una función protectora del cuerpo (y esto es un reflejo no condicionado) puede persistir mucho tiempo después de la recuperación, por lo general siempre pasa lo más reciente. Sin embargo, si permanece en ausencia de otras quejas y síntomas durante 2,5-3 semanas, vale la pena mostrar al niño al médico. Quizás el bebé necesite tratamiento con antibióticos.

В каких случаях при кашле нужны антибиотики

Антибиотики при кашле врач пропишет, если у малыша будет установлен один из следующих диагнозов:

  • Neumonia При воспалении легких кашель обычно длительный, практически постоянный, мокрый, надсадный.
  • Angina de pechoEn esta enfermedad, la tos puede ser seca o húmeda.
  • Bronquitis En este caso, el bebé puede estar plagado de una tos seca y sofocante, o de un húmedo, prolongado.
  • Traqueítis (purulenta). Al principio, cuando el niño está enfermo, hay una tos seca, sobre todo por la noche. Después de unos días, se humedece con esputo mezclado con pus.
  • Pleurisy. En esta enfermedad, la tos del niño es seca e improductiva.
  • Tuberculosis. En la tuberculosis, la tos es diferente y depende de la etapa y la forma de la enfermedad. Cuando la forma miliar es seca, pero con abundante esputo. En la forma destructiva - sordo y doloroso.
  • Tos ferina Esta enfermedad suele ir acompañada de una tos convulsiva de larga duración debilitante. A menudo existe la llamada tos de "ladridos" o ("ladridos del sello").

¿Qué antibióticos puede prescribir el médico al toser?

Es mejor si el médico recibe los resultados del examen bacteriológico de esputo y frotis de la laringe y la nariz del niño antes de elegir un medicamento. Entonces, el especialista seguramente sabrá qué bacterias causaron la enfermedad y qué antibiótico contra ellas "puso en la línea de fuego". Pero el análisis de dicho plan no se realiza en todas partes, y los técnicos de laboratorio tardan mucho tiempo en informar sobre los resultados, de 10 a 14 días. Estas dos semanas, según entendemos, no tienen ni un niño enfermo, ni sus padres preocupados, ni un médico. Por lo tanto, los médicos están tratando de recetar a los niños al toser los antibióticos de amplio espectro de la nueva generación.

Para el tratamiento de la tos, generalmente se elige la monoterapia, es decir, usar un antibiótico, por lo general relativamente débil. Si dentro de los 4-5 días de la mejoría no llega, el médico cambiará el medicamento a uno más potente y eficaz. El médico le recetará un antibiótico más fuerte (por ejemplo, del grupo de cefalosporinas), incluso si el niño ha sido tratado recientemente con antibióticos de acción más débil (por ejemplo, penicilina).

Para bebés desde el nacimiento hasta los 3-4 años de edad, se recomendará un antibiótico en forma de suspensión, que las personas llaman erróneamente "jarabe" o en gotas. Los niños de 5 a 10 años pueden tomar el medicamento en pastillas, y los adolescentes pueden tomar el medicamento recetado por el médico en cápsulas.

Para todas las edades con enfermedades graves, los antibióticos se pueden prescribir en forma de inyecciones: inyecciones intramusculares o intravenosas.

Antibióticos locales

Para el tratamiento de la rinitis en niños, cuya causa es una infección bacteriana, se recomienda tomar antibióticos locales, que están disponibles en forma de gotas o aerosol nasal. Estos medicamentos se pueden recetar a los niños si la secreción nasal está presente durante más de 10 días, hay congestión nasal, una secreción espesa y mucosa.

Polydex - Fármaco antibacteriano combinado para el tratamiento de la rinitis de origen bacteriano. El medicamento contiene neomicina y controversias que funcionan bien con varias bacterias. El medicamento se puede administrar a un niño que ha alcanzado los 2,5 años. Las indicaciones de uso son rinitis, rinofaringitis, sinusitis. Puede tomar el medicamento 2 veces al día para 1 a 2 inyecciones en cada conducto nasal. La duración del tratamiento es de 5-7 días.

Te interesará el artículo: ¿Qué aerosoles para la tos son más efectivos?

Isofra - Spray nasal con un pronunciado efecto antimicrobiano. Se prescribe para diversas enfermedades del tracto respiratorio superior y órganos ENT. El medicamento contiene un antibiótico - framycetin, que tiene un efecto perjudicial sobre los patógenos. Es necesario usar el spray por vía intranasal. Los niños de 1 año de edad se recomiendan 2 inyecciones en la nariz, 2 a 3 veces al día. El curso de tratamiento es de 5-7 días. El fármaco tiene una buena tolerabilidad, una lista limitada de contraindicaciones.

Tome nota de las instrucciones de uso de Isofra para niños y adultos.

Bioparox - Antibiótico a base de fusafungina, que tiene un efecto antimicrobiano antiinflamatorio pronunciado y prolongado. Le permite aliviar la hinchazón de las membranas mucosas, eliminar la congestión, reducir la producción de esputo en la nariz. El fármaco se utiliza a menudo en pediatría para niños a partir de 2 años. Con la rinitis prolongada, se recomienda usar 1 a 2 pulverizaciones en cada conducto nasal de 3 a 4 veces al día.

Los preparativos de acción local tienen sus contraindicaciones, que deben revisarse antes de tomar el medicamento. Antes de inyectar el medicamento en la mucosa nasal, debe llevar a cabo procedimientos higiénicos, limpiar los conductos nasales del moco y las costras secas.

Cuando se prescriben antibióticos para la tos.

Los antibióticos se prescriben en los casos en que la tos se desarrolla cuando el paciente tiene:

  • bronquitis
  • traqueítis
  • neumonía
  • pleuresia
  • infección respiratoria
  • tuberculosis

Se requiere la administración inmediata de medicamentos antibacterianos para la tos causada por la angina.

La naturaleza bacteriana de la enfermedad se evidencia por el aumento de la temperatura corporal, que no disminuye durante más de 3 días, disnea grave, que se manifiesta incluso con poca actividad física, un aumento en el número de neutrófilos y leucocitos en la sangre.

Si la tos es provocada por una infección viral, el paciente tiene secreción nasal, cefalea, inflamación en la orofaringe, fatiga. Esta condición puede ocurrir con o sin temperatura. A pesar de su alta eficacia, los antibióticos no pueden ayudar al cuerpo en la lucha contra la infección viral.

Además, los antibióticos para niños cuando no se prescribe la tos, si el síndrome es causado por una enfermedad cardíaca. De lo contrario, aumenta el riesgo de desarrollar trastornos en el trabajo del tracto digestivo y la adicción de patógenos a la droga, lo que complica aún más el proceso de tratamiento. No es apropiado usar antibióticos en el desarrollo de la tos seca en niños sin fiebre.

Para la tos causada por virus, se utilizan otros tipos de medicamentos. Se recurre al uso de antibióticos si el resfriado viral se complica por la inflamación bacteriana.

Selección y administración adecuada de la droga.

Antes de recetar un medicamento adecuado, a menudo se realiza un antibiograma, un estudio de laboratorio que permite evaluar el grado de sensibilidad del patógeno a varios tipos de antibióticos. Para ello, cultivo de esputo tomado del paciente. Después del análisis, es posible determinar con alta precisión qué medicamentos pueden beneficiar al niño y cuáles serán ineficaces, y su uso no ayudará a deshacerse de la tos.
En caso de lesión bacteriana del tracto respiratorio, se pueden prescribir medicamentos de la clase:

  • penicilinas,
  • cefalosporinas,
  • macrólidos
  • fluoroquinolonas.

Las preparaciones de penicilina se están convirtiendo en las más efectivas para eliminar la tos de etiología bacteriana. Los medicamentos restantes se reservan y se designan en caso de que la terapia principal no sea eficaz.

Al tomar antibióticos para la tos de los niños, es importante seguir algunas reglas:

  • antes de comenzar la terapia, realice una prueba cutánea para la alergia del paciente a un medicamento en particular,
  • observar el régimen de dosificación establecido por un especialista y la duración del curso de tratamiento,
  • mantener el intervalo de tiempo especificado entre tomar la siguiente dosis de medicamento,
  • siga las recomendaciones adicionales dadas por su médico.

Si la elección del fármaco se realiza correctamente y se observan todas las instrucciones del médico, su uso proporciona una tendencia positiva ya en los primeros 2 días de tratamiento con antibióticos. Si no hay cambios para mejor dentro de las 48 horas, es necesario revisar el régimen de tratamiento o cambiar el medicamento.

Penicilinas al toser en niños.

En la mayoría de los casos, a los pacientes más jóvenes se les prescriben preparaciones de penicilina con los siguientes nombres:

  • Augmentin,
  • Ampioks
  • Flemoxine Solutab,
  • Amoxiclav
  • Amoxicilina.

Augmentin en forma de un polvo para preparar una suspensión para la ingestión se prescribe a los niños desde el nacimiento. Las tabletas se pueden utilizar en pacientes mayores de 1 año. La dosis es determinada individualmente por el médico a cargo en cada caso.

Para preparar adecuadamente la suspensión, es necesario conocer el peso exacto del paciente. La composición resultante se toma 2-3 veces al día.

A los niños de 12 años, con un peso corporal de más de 40 kg, se les prescribe una dosis para adultos de la preparación de la tableta. Dependiendo de la gravedad del proceso patológico, se recomienda que el paciente tome 2-3 tabletas de Augmentin durante el día (1 PC en una recepción).

Ampiox es un antibiótico para la tos para niños, recetado incluso en la infancia. El medicamento se toma en cápsulas o tabletas en la dosis designada por un especialista cuatro veces al día. La duración de la terapia es de 7-14 días.

La inyección de la droga dura aproximadamente 2 semanas. Los primeros 5 a 7 días, el medicamento se administra por vía intravenosa y luego se transfiere al método intramuscular.

Flemoxina Solutab: penicilina semisintética, a menudo recetada a niños. La dosis de comprimidos para recién nacidos es de 30 a 60 mg por kg de peso. Los niños de 1 a 13 años de edad toman 250-1000 mg por 24 horas. La dosis diaria se divide en 2 o 3 dosis. Tome la medicina inmediatamente después de una comida con un vaso de agua pura. Para los niños pequeños, las tabletas se muelen hasta obtener una consistencia en polvo.

Con un curso severo de la enfermedad, el desarrollo de una tos fuerte o con recaídas frecuentes, la dosis diaria puede ser aumentada por el médico de cabecera. El curso de la terapia dura 5-10 días.

Amoxiclav es un antibiótico eficaz que tiene un efecto complejo en el cuerpo del niño. Una ventaja importante de este medicamento es la capacidad de ser eliminado rápidamente por los riñones.

En pediatría, esta herramienta se prescribe a pacientes mayores de 3 meses. Para el tratamiento de niños menores de 14 años, el medicamento está disponible en forma de gotas y polvo utilizado para preparar una suspensión. La dosis del medicamento requerido en cada caso es determinada por el médico tratante.

La frecuencia máxima de tomar un medicamento antibacteriano es 4 veces durante 24 horas. Si es necesario, se puede mostrar al paciente inyectando Amoxiclav.

La amoxicilina es sólo para uso interno. Este medicamento está disponible en forma de cápsulas y gránulos para la preparación de suspensiones. Para el tratamiento de pacientes de edad temprana, se utiliza principalmente la forma granulada del fármaco, diluido con agua hervida fría. La sustancia espesa resultante tiene un agradable sabor a fresa o frambuesa, por lo que no hay dificultades durante su recepción por parte de los niños.

El medicamento líquido se debe almacenar a temperatura ambiente, se puede usar durante 14 días, antes de que cada dosis requiera agitación.

La dosis diaria estándar de la droga:

  • Hasta dos años: 20 mg por 1 kg de peso corporal.
  • 2-5 años - 125 mg tres veces al día,
  • 5-10 años - 250 mg tres veces al día.

La dosis de amoxicilina para recién nacidos y bebés prematuros se determina individualmente. Entre las recepciones se requieren intervalos de tiempo más largos.

Los antibióticos de penicilina no deben usarse cuando el niño tiene urticaria, asma bronquial, intolerancia al principio activo de dichos medicamentos.

Cefalosporinas eficaces

Con el desarrollo de la tos de naturaleza bacteriana, la terapia puede llevarse a cabo utilizando las siguientes cefalosporinas:

Cuando los niños tosen, se prescriben estos antibióticos si el paciente ha estado recibiendo otros medicamentos durante los últimos 2 o 3 meses, pero la terapia ha demostrado ser inefectiva. Esto es posible con la derrota de las cepas corporales resistentes a la terapia con penicilina.

La cefuroxima se usa en forma de píldora y en forma de polvo (para suspensión e inyección). El medicamento no se prescribe a los bebés en los primeros 90 días de vida. A la edad de 3 meses a 5 años se utiliza la suspensión para el tratamiento.

El medicamento se toma 4 veces al día en una dosis de 30-100 mg por kg de peso corporal. Para el tratamiento de pacientes mayores, se utilizan tabletas e inyecciones.

La cefuroxima es una droga potente. Durante el período de tratamiento con esta herramienta, es obligatorio el control médico del sistema renal. Principalmente, esta regla se aplica a los niños que reciben altas dosis de la droga.

Cefotaxime es un representante de las cefalosporinas, recetado a niños de 3 años o más. El fármaco tiene un bajo grado de toxicidad, no tiene efectos negativos en el hígado y otros órganos del sistema digestivo. En caso de que el síndrome de la tos se desarrolle en el fondo de una infección bacteriana, se utiliza una solución para inyecciones intramusculares (intravenosas).

Las inyecciones de cefotaxima se realizan de 2 a 6 veces durante el día. La dosis oscila entre 50 y 180 mg por 1 kg de peso del bebé. Las inyecciones de la droga son bastante dolorosas, por lo que la suspensión para la inyección intramuscular se prepara con Novocain o Lidocaine.

Tratamiento de la tos macrólidos y fluoroquinolonas.

Los antibióticos de uso común para niños con tos, rinitis y fiebre incluyen los siguientes macrólidos:

La eritromicina es eficaz contra la mayoría de los microorganismos. Algunos de ellos son capaces de producir inmunidad a este medicamento y, por lo tanto, solo un especialista debe prescribir un antibiótico.

Se muestra niños hasta 1 año de suspensión. A la edad de 1-3 años, es conveniente tratar al niño con un jarabe. Durante este período, también se pueden usar supositorios con eritromicina. La efectividad de este tipo de medicamento es comparable al efecto de las inyecciones intramusculares.

Las tabletas son recomendadas para niños a partir de 4 años. A esta edad, el niño puede tragarlo fácilmente y no ahogarse. Las inyecciones se pueden administrar a todas las edades, pero son difíciles para algunos pacientes jóvenes.
De acuerdo con las instrucciones, la dosis del medicamento se determina de la siguiente manera:

  1. Pacientes menores de 4 meses: por vía oral - 20-40 mg por 1 kg de peso corporal 4 veces al día, por vía intravenosa o intramuscular - 12-15 mg por 1 kg de peso corporal tres veces o cuatro veces en 24 horas.
  2. 4 meses a 18 años: por vía oral: 30 a 50 mg por 1 kg de masa corporal 4 veces al día, por vía intravenosa o intramuscular: 15 a 20 mg 3 a 4 veces durante el día.

Las inyecciones solo pueden realizarse en condiciones estériles por un profesional médico calificado.

La claritromicina para el tratamiento de la tos infantil se presenta en forma de polvo, a partir del cual se prepara la suspensión, y se llama Klacid. Esta herramienta es un compuesto eficaz que actúa como un inhibidor de los agentes causantes de enfermedades del tracto respiratorio superior. Las tabletas de claritromicina se prescriben no antes de que el paciente alcance los 12 años.

Para diluir el polvo, es necesario utilizar agua hervida pura. Régimen de dosificación de la claritromicina:

  • Hasta 2 años - 2,5 ml.
  • en 2-5 años - 5 ml,
  • De 5 a 8 años - 7,5 ml.
  • 8-12 años - 10 ml.

La frecuencia de recepción de la suspensión - dos veces en 24 horas.

La composición terminada es adecuada para su uso durante 14 días, después de lo cual debe desecharse. Guarde el medicamento a temperatura ambiente, sin olvidar agitarlo, antes de darle al niño.

En cada caso, el médico puede hacer ajustes al régimen de medicación. Después de varios días de tratamiento, es necesario visitar al pediatra con el niño. Esto es necesario para controlar la efectividad de la terapia y determinar su duración exacta.

Sumamed es una droga popular en pediatría que se usa para eliminar la infección de los órganos respiratorios. Esta herramienta es bien tolerada y tiene un riesgo mínimo de efectos secundarios en forma de reacciones alérgicas o disbiosis intestinal.

Con el propósito de la terapia de la tos en pacientes menores de 6 años, se usa preferiblemente una forma de suspensión. Las tabletas y cápsulas de Sumam se usan para tratar a los niños mayores. Si es necesario, al paciente se le prescribe la administración de la droga por el método intravenoso. Dicho procedimiento debe llevarse a cabo solo en condiciones estériles (en una institución médica).

El medicamento se toma en la dosis recomendada por un especialista durante 3-7 días. Para obtener un efecto terapéutico positivo, se recomienda usar el remedio a la misma hora del día.

No se recomienda el uso de fluoroquinolonas en pacientes menores de 18 años. En casos raros, podrán ser nombrados:

El uso limitado de fluoroquinolonas por parte de los pediatras está asociado con la capacidad de este tipo de antibióticos para afectar negativamente el tejido cartilaginoso del cuerpo en crecimiento de niños y adolescentes.

Posibles efectos del tratamiento antibiótico.

Los antibióticos son una etapa importante en el tratamiento de la tos seca de origen bacteriano en niños. El rechazo de la terapia con antibióticos en el diagnóstico de tal condición puede llevar a consecuencias graves.

Los medicamentos mencionados anteriormente son efectivos para eliminar patógenos y permiten vencer la enfermedad garantizada. Sin embargo, hay ciertas desventajas de su uso, que incluyen:

  1. La "inmunidad curada" es una afección en la cual la función protectora del cuerpo se vuelve ineficaz y las bacterias adquieren la capacidad de resistir los medicamentos utilizados.
  2. Disbacteriosis: un problema común después de tomar antibióticos que requiere la prescripción de medicamentos para restaurar la microflora intestinal.
  3. Рецидивы заболевания — частые обострения болезни, ослабляющие ребёнка и лишающие его возможности полноценно развиваться.

Токсическое воздействие на организм пациента возникает в случае слишком длительного использования антибиотиков. Para evitar esto, no es necesario llevar a cabo el tratamiento durante más tiempo que el indicado por un especialista.

¿Cuándo un niño recibe antibióticos para la tos?

Los antibióticos se deben tomar solo cuando el cuerpo es un proceso inflamatorio causado por un patógeno bacteriano. Generalmente es secundario, es decir, las bacterias se unen posteriormente después de una lucha sin éxito con el agente viral.

En ningún caso no puedes empezar a beberlos tú mismo. El principal peligro de la ingesta incontrolada de antibióticos es que el cuerpo pierde sensibilidad a ellos. Cuando haya una necesidad real de usar un remedio contra una infección bacteriana, se necesitará un medicamento más fuerte con efectos secundarios más graves.

Para algunas enfermedades graves, como la neumonía, los antibióticos débiles manchan el cuadro clínico y hacen que sea difícil hacer un diagnóstico. Aunque en este caso, los médicos de la cuenta pierden cada hora. La inflamación de los pulmones en los bebés se desarrolla rápidamente, por lo que los recién nacidos siempre son internados en el hospital, incluso con un ARVI banal.

Con la enfermedad respiratoria habitual causada por los virus de la influenza, parainfluenza o adenovirus, tales medicamentos no tendrán efecto. Por el contrario, contribuirán a una depresión aún mayor del sistema inmunológico. Se le puede agregar alteración digestiva y reacción alérgica.

Se prescriben antibióticos para el diagnóstico de:

  • neumonía
  • traqueítis
  • faringitis
  • tos ferina (recomendamos leer: ¿qué antibiótico elegir para la tos ferina en los niños?),
  • sinusitis
  • sinusitis
  • meningitis
  • dolor de garganta
  • tuberculosis
  • bronquitis
  • Otras enfermedades y complicaciones del ARVI.

Síntomas típicos de la enfermedad

Cada una de estas enfermedades tiene su propio cuadro clínico, algunas de las cuales ocurren incluso sin tos dolorosa, con una leve temperatura. Para hacer un diagnóstico correcto, uno debe conocer los síntomas de todas estas enfermedades, que no se pueden hacer sin mostrar al bebé a un especialista.

Los antibióticos se prescriben cuando la enfermedad tiene una etiología bacteriana.

Las bacterias causan enfermedades: estafilococos, estreptococos, neumococos, micoplasmas y clamidias. El estafilococo áureo afecta a la mayoría de los niños, se activa cuando las condiciones lo favorecen, lo que reduce la inmunidad. El neumococo que causa neumonía y meningitis es muy peligroso. En los últimos años, la vacunación contra esta bacteria patógena se ha incluido en el calendario nacional de inmunización.

Por qué síntomas se puede entender que una infección bacteriana respiratoria golpeó al niño:
(Recomendamos leer: ¿qué antibióticos para tratar los síntomas de la tos ferina en los niños?)

  • la temperatura dura más de 3 días, el termómetro puede elevarse por encima de 39 ° С, y puede permanecer en el nivel de 37 ° С por un largo tiempo,
  • Los recuentos de leucocitos en el análisis de sangre aumentan,
  • la enfermedad dura mucho tiempo
  • la tos seca se humedece, aparece el esputo,
  • Cuando tose, aparece dolor entre los omóplatos y en el esternón, hay sangre en el esputo.
  • Los medicamentos antivirales y expectorantes no dan el resultado deseado,
  • La secreción nasal también se vuelve abundante, descarga de color amarillo o verdoso,
  • Respirando con dificultad, aparece la falta de aliento.

Ventajas y desventajas de los antibióticos.

Decir que los antibióticos para la rinitis y la tos tienen una ventaja sobre otros medicamentos es incorrecto. Hay indicaciones médicas específicas para tomarlos. Un médico dirá que un niño necesita un antibiótico, y solo esta pregunta está dentro de su competencia.

Como cualquier medicamento, los antibióticos en los niños tienen efectos secundarios. Junto con los microorganismos patógenos, el medicamento también mata las bacterias intestinales beneficiosas. Es por eso que los probióticos se prescriben junto con el antibiótico (Bifidumbacterin, Hilak Forte). La microflora intestinal se restaura rápidamente después de que desaparecen los antibióticos y los desagradables trastornos dispépticos. Debido a esto, el curso de la medicación no puede ser cancelado.

Los medicamentos antibacterianos en los niños a menudo tienen una reacción alérgica en forma de urticaria, rinitis, etc. El sistema inmunológico también sufre después de un ciclo de medicación, debe mantenerse y restaurarse. Cualesquiera que sean los efectos de tomar antibióticos, son más fáciles de tolerar y eliminar que las complicaciones graves de las infecciones bacterianas. Además, muchos antibióticos tienen un fuerte efecto en el hígado, esto también debe tenerse en cuenta.

Antibióticos efectivos para niños con tos.

La lista de antibióticos que a menudo se recetan a los niños con una tos seca o húmeda larga:

  1. Amoxicilina. Preparación del grupo de penicilina. Tiene un amplio espectro de acción. Su desventaja es que con un tratamiento prolongado o frecuente de un niño, pierde su efectividad. Se muestra de aplicación desde el nacimiento.
  2. Ecomed. Se produce en forma de polvo a partir del cual se prepara la suspensión. Se asigna a los bebés a partir de los 6 meses.
  3. Augmentin. Forma de dosificación - suspensión. Contiene amoxicilina y ácido clavulánico, que juntos combaten eficazmente las bacterias. Se puede beber a partir de los 3 meses de edad.
  4. Sumamed (para más detalles, vea el artículo: Dosis sumamed para niños de 5 años). Pertenece al grupo de los macrólidos, el principio activo es la azitromicina. Apto para niños a partir de 2 años. Este es un antibiótico muy efectivo, permanece en la sangre durante mucho tiempo, por lo que se toma solo una vez al día, durante 3 días.
  5. Zinatsef. Del grupo de cefalosporinas. Los niños en edad recién nacida, esta herramienta se aplica con mucho cuidado.
  6. Suprax. Este es un fuerte antibiótico de tercera generación que se prescribe a niños en casos graves a partir de los seis meses. Disponible en forma de suspensión.
  7. Ceftriaxona. Tampoco se utiliza en el tratamiento de bebés debido a la capacidad de aumentar la bilirrubina en la sangre.

¿Cómo elegir la droga adecuada?

Hay medicamentos de amplio espectro, que se recetan cuando no hay confianza en la exactitud del diagnóstico o no se realizó la determinación del patógeno. Los antibióticos de espectro estrecho están dirigidos a la lucha contra patógenos específicos.

El médico selecciona el fármaco según el diagnóstico, la gravedad de la enfermedad, la edad del paciente y las características de su cuerpo. El especialista determinará la duración requerida de administración y dosificación. En el tratamiento de niños pequeños se suelen utilizar medicamentos en forma de suspensión, jarabe, polvo para la cría. Es mejor no prescribir tabletas a niños menores de 4 años, ya que no pueden tragarlas correctamente. Cuando la condición es grave y se necesita un antibiótico fuerte, el niño recibe inyecciones o goteros.

Antes de comenzar a tomar un antibiótico, debe averiguar qué microorganismo tiene que combatir. Como regla general, los médicos determinan visualmente qué grupos de bacterias causan una enfermedad en particular. Sin embargo, para estar seguros, se realizan un análisis bacteriano del esputo, un frotis faríngeo y un estudio de resistencia. Por supuesto, los médicos no esperarán el resultado del análisis: la preparación demora demasiado, aproximadamente 2 semanas. Se administra un antibiótico según el diagnóstico y su eficacia se evalúa posteriormente. Si no ayuda, se cambia a otro.

Si el medicamento causa efectos secundarios o reacciones alérgicas, definitivamente debe informarlo a su médico. Le ofrecerá otro antibiótico con un efecto similar.

Regimenes antibioticos

Como regla general, el tratamiento con antibióticos dura de 5 a 7 días, no se debe perder el medicamento. En algunos casos, se recomienda tomar el medicamento estrictamente por hora.

El médico a cargo determina el régimen de tratamiento de la tos de acuerdo con las instrucciones; si es necesario, lo corrige. Todo depende de la droga seleccionada y la enfermedad. Por supuesto, el régimen de tratamiento para la tuberculosis diferirá del curso de la medicación para la neumonía.

¿Qué pasa si la tos no desaparece después del tratamiento?

El alivio de la tos y el bienestar general después del inicio de los antibióticos debe comenzar en 2 días. La temperatura disminuye sin agentes antipiréticos, la disnea desaparece, la cantidad de esputo y la descarga de la nariz disminuye.

Si esto no sucede, es posible que el medicamento no sea adecuado para el bebé o que el diagnóstico sea incorrecto. No vale la pena aumentar la dosis, en este caso debe reemplazar el antibiótico o revisar el tratamiento.

Una tos leve después de la bronquitis o neumonía es normal y puede persistir por un tiempo. No se requerirán antibióticos repetidos.

Loading...